Destrucción del ozono en el Ártico

Se reanuda la destrucción del ozono en el Ártico

La destrucción masiva del ozono que se está produciendo recientemente se debe a las bajas temperaturas en la capa ártica de ozono. El Ártico puede estar perdiendo este gas que protege la Tierra contra la radiación ultravioleta a una velocidad impresionante. Estas destrucciones siguen prevaleciendo, por lo que los científicos estiman que se producirá una destrucción aún mayor.

Una red intenacional de más de 30 estaciones de sondeo de ozono distribuidas por la región ártica y subártica, coordinada por la unidad de Investigación de Potsdam, del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina, dependiente de la Asociación Helmholtz (AWI) en Alemania, ha hecho mediciones que demuestran lo dicho anteriormente.

Otras como las mediciones hechas por el equipo de Markus Rex muestran que, en las altitudes más relevantes, cerca de la mitad del ozono que estaba presente sobre el Ártico ha sido destruido en cuestión de semanas.

Los cambios observados en la actualidad también pueden tener repercusiones fuera de la zona escasamente poblada del Ártico. Las masas de aire expuestas a la pérdida de ozono sobre el Ártico tienden a desplazarse hacia el sur. Por lo tanto, debido a la reducción de la protección frente a los rayos ultravioleta a causa del enrarecimiento de la capa de ozono, los episodios de radiación ultravioleta de alta intensidad alcanzando la superficie también pueden darse en latitudes medias. “En la primavera de este año se debería prestar una atención especial a la protección frente a la radiación ultravioleta”, recomienda Rex.

El ozono se destruye cuando los productos de degradación de los clorofluorocarbonos (CFCs) antropogénicos expuestos a condiciones de frío extremo se convierten en sustancias destructoras del ozono.

Desde hace varios años, los científicos observan una conexión entre la pérdida de ozono y el cambio climático, y en particular el hecho de que en la estratosfera del Ártico, ubicada a unos 20 kilómetros de altitud, donde se encuentra la capa de ozono, los inviernos parecen haber sido cada vez más fríos. Este fenómeno parece ser la causa de las grandes pérdidas de ozono observadas. En el invierno pasado se ha mantenido esta misma tónica, que parece ser fruto del calentamiento global.

Que el calentamiento global implique un enfriamiento parece paradójico, pero la explicación es sencilla: por decirlo de una manera simplificada, las concentraciones crecientes de gases de efecto invernadero retienen la radiación térmica de la Tierra en las capas inferiores de la atmósfera, por lo tanto calientan estas capas. De esta manera, llega menos calor a la estratosfera, intensificando el efecto de enfriamiento de esa zona. Este enfriamiento acontece en la capa de ozono y puede contribuir a una mayor destrucción de este último.

GINEBRA (Reuters) – La Organización Meteorológica Mundial (WMO) ha observado en los últimos meses una pérdida récord de ozono, la capa protectora de la atmósfera que protege la vida de los rayos dañinos del Sol.

“La destrucción del ozono ha alcanzado un nivel sin precedentes en el Ártico esta primavera por la presencia continuada de sustancias que destruyen el ozono en la atmósfera y un invierno muy frío en la estratosfera”, dijo el organismo de las Naciones Unidas en un comunicado.

Las observaciones sobre el terreno, mediante globos aerostáticos y satélites muestran que la región ha sufrido una pérdida de la columna de ozono de un 40 por ciento desde el inicio del invierno a finales de marzo, según la agencia de las Naciones Unidas.

La mayor destrucción de ozono de la que se tenía constancia sobre el Ártico, de un 30 por ciento, tuvo lugar hace varias temporadas en los últimos 15 años, más o menos, según una portavoz de la WMO.

“Si el área carente de ozono se mueve del polo hacia latitudes más bajas uno puede esperar una radiación ultravioleta mayor (UV) comparada con la normal para la temporada”, dijo la WMO, añadiendo que el público debería comprobar sus previsiones nacionales de UV.

Esta entrada foi publicada en Gamificación. Aprendendo con xogos e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Os comentarios están pechados.