El esperado desenlace del cometa ISON

Tras varios meses de espera y una gran expectación por parte de los principales medios de comunicación, muchos esperaban que ISON, el cometa descubierto hace poco más de un año por astrónomos rusos cuando se encontraba cerca de Júpiter, llegara a convertirse en uno de los mayores acontecimientos cósmicos del siglo.

Pero no ha sido así. Hace ya varios días, saltaba la alarma al comprobar que, poco antes de su máxima aproximación al Sol, el núcleo helado del ISON se volvía mucho más activo y brillante, un signo claro de descomposición debido a la acción de la radiación solar. Sin embargo, no se obtuvo ninguna confirmación de su desenlace.

Tras su ocultamiento tras el Sol, ha habido que esperar varios días. Hasta ayer mismo, los más optimistas esperaban al menos un fragmento del núcleo del cometa consiguiera sobrevivir al acercamiento al Sol. Pero el ISON, según acaba de anunciar oficialmente la NASA, se ha vaporizado casi por completo.

No se conoce el momento exacto de la muerte del ISON, pero se sabe que al rodear el disco solar el cometa había desaparecido. «Todo lo que quedaba -explica C. Alex Young, del Centro Goddard de la NASA»- era una nube de escombros sin núcleo».

Antes de acercarse al Sol, el núcleo helado del cometa tenía un diámetro de 1,2 km, pero el 28 de noviembre pasó a estar a poco más de un millón de km. del Sol, lo que significa que tuvo que soportar temperaturas cercanas a los 2.700 grados centígrados.

Los investigadores han determinado que el cometa llegó a perder unos tres millones de toneladas de masa por segundo. Y a pesar de que numerosos astrónomos ya habían predicho que el ISON no resistiría unas condiciones semejantes, algunos siguieron manteniendo la esperanza de que por lo menos un fragmento considerable del núcleo lograra sobrevivir, pues el cometa era un veterano del espacio, con 4.500 millones de años de existencia.

A pesar de que la Agencia Espacial Europea había detectado una linea brillante que parecía que podía ser una parte del núcleo del cometa que había sobrevivido contra todo pronóstico, al final el resultado ha sido el esperado y el cometa ha desparecido.

Aún no ha sido emitido el informe de la NASA, pero se espera que pronto se especifiquen los detalles del suceso.

El investigador Karl Battams, del Centro de Investigación Naval de los Estados Unidos sostiene que: «Nunca siguió lo establecido. ISON tuvo una vida dinámica e impredecible, alternando entre periodos de tranquila reflexión y violentas explosiones. Sobrevivió a varios billones de hermanos, y dejó tras de sí un legado sin precedentes para los astrónomos y la eterna gratitud de una audiencia global totalmente cautivada por él».

Confirmado: El cometa ISON no sobrevivió a su paso por el Sol

 

Esta entrada foi publicada en Novas, O universo e etiquetada . Garda o enlace permanente.

One Response to El esperado desenlace del cometa ISON

  1. anianadg di:

    Samuel, recuerda que debes citar la fuente.

Deixa unha resposta