Descubiertos dos agujeros negros que pueden fusionarse

Un grupo de astrónomos ha descubierto lo que parecen ser dos agujeros negros supermasivos en el centro de una galaxia remota, a 3.800 millones de años luz de la Tierra, que giran entre sí como si fueran compañeros de baile. Este avistamiento astronómico «increíblemente extraño», en palabras del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, fue realizado con la ayuda del telescopio espacial WISE. Posteriores observaciones de seguimiento con el radiotelescopio ATCA, en Australia, y el Gemini Sur, revelaron que el chorro de uno de los agujeros ha cambiado de forma y se bambolea, probablemente empujado por el peso del chorro del segundo.

«Creemos que el chorro de un agujero negro ha sido desplazado por el otro, como si de una danza con cintas se tratara. Si es así, es probable que los dos agujeros negros estén bastante cerca y se encuentren entrelazados gravitacionalmente», señala Chao-Wei Tsai, del JPL.

En un primer momento, los científicos pensaron que la extraña estructura se trataba de nuevas estrellas formándose a un ritmo frenético, pero que tras inspeccionarlo con más detalle, se dieron cuenta de que el fenómeno «se parece más a una fusión de agujeros negros gigantes», indica Peter Eisenhardt, director del proyecto WISE en el JPL.

Los astrónomos creen que casi todas las grandes galaxias albergan al menos un agujero negro supermasivo con una masa equivalente a miles de millones de soles, como ocurre con Sagitario A en el caso de la Vía Láctea. El misterio es cómo consiguen aumentar tanto su tamaño. Una vía es devorando materiales existentes a su alrededor. Otra, el canibalismo galáctico: cuando las galaxias colisionan, estos agujeros negros masivos sucumben en el centro de la nueva estructura, enredándose en una especie de «tango» gravitacional. En ocasiones, se convierten en un único agujero negro incluso más masivo.

Hallan dos agujeros negros entrelazados en un baile cósmico

El «baile» de estos dos agujeros negros comienza lentamente, con los objetos dando vueltas entre sí a una distancia de unos pocos miles de años luz. Pocos agujeros negros han sido identificados en esta temprana fase de fusión. Como continúan dando vueltas uno alrededor del otro, se acercan, separados únicamente por unos pocos años luz.

En la etapa final en la fusión de los agujeros negros, estos envían ondas gravitacionales a través del espacio y el tiempo. Los investigadores buscan activamente estas ondas utilizando estrellas muertas llamadas púlsares (pequeñas estrellas de neutrones que giran a gran velocidad sobre sí mismas, emitiendo radiación a intervalos regulares relacionados con su período de rotación) con la esperanza de comprender mejor el funcionamiento de los agujeros negros danzantes.

 

Esta entrada foi publicada en Novas, O universo e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta