Discurso para la concienciación ecológica de la juventud (ejercicio)

Me siento feliz de poder estar hoy aquí reunido con tanta gente joven con el fin de tratar un tema de tan gran importancia como es el que tenemos entre manos.

Porque, cabe decir antes de nada, que no es pequeño el problema que nosotros mismos estamos creando y expandiendo, y cuanto más crece, mayores son los esfuerzos de aquellos cuyos intereses económicos van en contra de esto por intentar ocultar lo evidente: la Tierra está enferma y nosotros somos la causa. Somos nosotros quienes hemos dañado severamente su mayor pulmón, la Amazonia, talando árboles masivamente; somos nosotros quienes, en nuestro afán de conseguir más y más energía, hemos aumentado el tamaño y el grosor de su abrigo, la capa de gases de efecto invernadero, hasta hacer que la temperatura de aumente más de lo normal y provoque importantes cambios climáticos. Somos nosotros los causantes de todo esto y, como tales, es nuestro deber solucionarlo. Y a los que ética y moralmente no se dan por aludidos, les pregunto: ¿acaso no pensáis seguir viviendo en este planeta?¿Acaso pensáis que este problema se va a solucionar sólo?¿O que este problema lo arreglarán otros por vosotros? No, claro que no. Este problema nos afecta a todos, y entre todos debemos de solucionarlo.

Hace poco más de cincuenta años, un hombre tuvo un sueño. Soñó con un mundo mejor, y no veo yo por qué nosotros no podríamos soñar con lo mismo; soñar con un mundo donde la contaminación y el derroche de recursos brillen por su ausencia, donde podamos abastecernos solamente de fuentes de energía renovable sin que falte, y donde nuestro planeta no corra peligro de ser destruído por culpa de nuestro irresponsable comportamiento. Y así como el sueño de aquel hombre se cumplió, gracias al esfuerzo de todos, no veo por qué nuestro sueño no se puede también cumplir, para que podamos seguir viviendo en nuestro planeta tal y como hoy lo conocemos.

Esta entrada foi publicada en Gamificación. Aprendendo con xogos. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta