La domesticación del caballo tuvo su precio genético.

Hace 5.500 años que el ser humano comenzó a utilizar a los caballos para el transporte y el trabajo. Desde entonces, estos animales han experimentado cambios en su genoma, que ahora un equipo científico ha logrado descifrar.

La doma ha seleccionado genes implicados en la locomoción, el comportamiento social y la capacidad de aprendizaje; pero con un coste: en comparación con los salvajes, los caballos modernos tienen más mutaciones destructoras que dificultan su supervivencia.

Un trabajo internacional, que se publica en hoy PNAS, demuestra que en el transcurso de la domesticación del caballo ha habido una selección positiva de genes involucrados en la locomoción, la fisiología y la cognición. Pero la doma ha tenido un coste: los caballos modernos presentan un exceso de mutaciones deletéreas, que disminuyen la capacidad del individuo para sobrevivir.

Los investigadores han podido reconstruir los genomas de dos caballos antiguos de Taymyr (Rusia), anteriores a la domesticación de esta especie. Después, han comparado estos genomas con el de caballos domesticados, y con el de los pocos caballos salvajes existentes en la actualidad, los Przewalski.Buena parte de la variación genética de los caballos domesticados modernos se podría atribuir al cruce de una población extinta de caballos salvajes, diferente de los caballos Przewalski.

http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-domesticacion-del-caballo-tuvo-su-precio-genetico

Estefanía Fernández García 1º bach B

Esta entrada foi publicada en A Ciencia. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta